En este artículo encontrará consejos sobre cómo desenrollar el cable de acero del embalaje, sobre cómo conectar y colocar el nuevo cable y cómo cortar el cable de acero en caso de necesidad.


El procedimiento para la instalación del cable debería llevarse a cabo de acuerdo con un plan detallado facilitado por el usuario del cable de acero. El estado de fabricación del cable debe mantenerse durante la instalación.

NOTA: Debe de soltar de forma controlada el extremo exterior del cable del carrete o bobina de suministro. Al soltar las ataduras o la fijación del extremo del cable, éste querrá enderezarse y, a menos que se controle, podría tener lugar una acción violenta que podría provocar lesiones.

Cable suministrado en carrete

El carrete de cable debería situarse sobre el suelo y desenrollarse en línea recta, asegurando que no se contaminará con polvo, arena, humedad u otras materias perjudiciales.

El cable nunca debería traccionarse desde un carrete inmóvil, ya que esto provocará que se retuerza el cable y se formen nudos.

Si el carrete es demasiado grande para ser manipulado físicamente, puede ser necesario situarlo sobre una placa giratoria, lo cual permitirá devanar el cable de forma continua tirando del extremo.

La figura 1 y la figura 2 muestran los métodos correctos para desenrollar el cable de una bobina. La Figura 3 muestra un método incorrecto para desenrollar la cuerda de una bobina y cómo se producen las torceduras.

Figura 1 Correcto

Figura 2 Correcto

Figura 3 Incorrecto

 

Cable suministrado en bobina

Debería colocarse un eje de adecuada resistencia a través del taladro de la bobina, y ésta situarse en un soporte estable, que la permita girar y ser frenada para evitar que se gire fuera de control durante la instalación.

Cuando el cable se enrolla en capas múltiples, debería estar situado en un equipo que tenga la capacidad de proporcionar una tensión posterior en el cable, mientras se transfiera desde la bobina al tambor. Esto es para asegurar que las vueltas interiores del cable, particularmente en la capa inferior, queden enrolladas apretadamente en el tambor.

La bobina suministradora debería estar posicionada de tal forma que, durante la instalación, el ángulo de desviación se mantenga al mínimo.

Si se forma una gaza en el cable, no debería estar permitido tensarlo para formar una vuelta.

El soporte de la bobina debería montarse de forma que no origine una flexión inversa durante el bobinado, es decir, para un tambor con entrada de cable inferior, se saca el cable de la parte inferior de la bobina suministradora. 

El extremo exterior del cable desde la bobina suministradora debería liberarse de forma controlada. Al liberar las ligaduras o la fijación del extremo del cable, éste se enderezará de forma espontánea y, a no ser que se controle, posiblemente violenta, pudiendo causar lesiones.

NOTA: el carrete de suministro no está diseñado específicamente para enrollar con tensión trasera y puede que no sea lo suficientemente fuerte. Si se necesita un carrete de tensión trasera, se debe pedir un carrete de suficiente resistencia con el cable de acero.

Durante la transferencia a un tambor multicapas debe proporcionarse una tensión mínima del 5% de la carga de rotura nominal del cable.

Conviene mantener siempre el mismo sentido de enrollado: si se enrolla el cable del carrete por debajo o por encima, el tambor deberá arrollarse también por debajo o por encima respectivamente.

 

Rodaje del cable nuevo

Cuando sea posible, es conveniente hacer un rodaje del cable nuevo mediante el funcionamiento del equipo lentamente, preferiblemente con una carga reducida, durante unos cuantos ciclos. Esto permite al cable nuevo ajustarse gradualmente, por sí mismo, a las condiciones de trabajo. No debería nunca hacerse este rodaje con carga completa ni con sobrecarga.

Verificar que el cable está bobinado correctamente en el tambor y que no se produce aflojamiento en el cable ni solapes en las vueltas del cable en el tambor.

NOTA: Un enrollamiento irregular producirá inevitablemente un grave desgaste en la superficie y una deformación del cable

Corte del cable

Si es necesario cortar el cable, deberían aplicarse revestimientos seguros en ambos lados de la señal de corte. La longitud de cada revestimiento para un cable cordoneado debería ser, como mínimo, igual a dos veces el diámetro del cable.

Un revestimiento en cualquier lado de la señal del corte es por lo general suficiente para los cables preformados. Para los cables no-preformados, cables antigiratorios y cables enrollados en paralelo, se recomienda un mínimo de dos revestimientos en cada lado de la señal de corte.

Preferentemente, el corte del cable debería efectuarse utilizando un disco de corte abrasivo de alta velocidad. Puede utilizarse otro equipo de corte adecuado, mecánico o hidráulico, aunque no es recomendable cuando se va a soldar o cobrear el extremo del cable. Al cortar hay que asegurar la ventilación adecuada para evitar cualquier acumulación de humos desde el cable y sus partes integrantes.

NOTA: Algunos cables especiales contienen material sintético, que cuando se calienta a una temperatura más alta que en el procedimiento normal de fabricación, se descompone y puede provocar humos tóxicos.

NOTA: El cable fabricado a partir de alambres de acero al carbono en estado de producción, no se considera un peligro para la salud. Durante la siguiente elaboración (por ejemplo corte, soldeo, amolado, limpieza), se pueden producir polvo y humos que contengan elementos que pueden afectar a las personas expuestas.

Después del corte, si no se asegura correctamente el extremo del cable, es probable que se produzca flojedad o deformación del cable.

Un método alternativo de corte es fundiendo y estirando, un proceso que previene que se descoloquen los alambres y cordones.