Los raíles de seguridad son sistemas anticaídas conformes a la norma EN 795 clase D que pueden ser utilizadas tanto en interiores como en exteriores (con un ángulo comprendido entre 0º y 15º). Se pueden instalar en cualquier zona donde se realizan trabajos en altura con riesgo de caída mayor a 2 metros.

El conjunto está certificado y testado por DEKRA u otro organismo internacional. Son soluciones de protección, que pueden ser utilizadas simultáneamente por varios trabajadores. Los raíles de seguridad se instalan con personal cualificado y profesionales en trabajos verticales. Los técnicos de Cables y Eslingas son especialistas en situaciones de auto-rescate.

Los componentes de Los raíles de seguridad son altamente resistentes a la intemperie y a la corrosión gracias al diseño principalmente en aluminio anodizado o inoxidable. Destacan principalmente los siguientes componentes:

  • Las fijaciones especiales (de interior y de cubierta) y el conjunto de soportes adaptadas para cada raíl de seguridad.
  • Los carros de desplazamiento con rodamientos se deslizan y proporcionan un movimiento uniforme de conjunto a lo largo de todo el recorrido del raíl de seguridad,
  • El sistema de cambio de agujas (manual o motorizada) para desplazarse entre distintos railes de seguridad,
  • Las configuraciones para casos especiales (raíles de seguridad + cable portador) donde no existan estructuras de recepción (hasta 30 metros de longitud previo estudio técnico).

En Cables y Eslingas nuestros técnicos proponen soluciones ingeniosas mediante el desarrollo de pórticos especiales y estructuras adaptadas al cliente para garantizar la suportación de los raíles y la total seguridad de los trabajadores.

En todo momento se recomienda seguir el manual del fabricante para el correcto de uso de los raíles de seguridad. Igualmente se deberá seguir las indicaciones de mantenimiento y revisión de las piezas y componentes de los sistemas que conforman los raíles de seguridad.