Las líneas de vida verticales son sistemas anticaídas conformes a la norma EN 353-1 o EN 353-2 que pueden ser utilizadas tanto en interiores como en exteriores (con un ángulo comprendido entre 0º y 180º). Se pueden instalar principalmente en lugares de acceso (escaleras, torres, silos, alcantarillado, etc.), o en cualquier zona donde se realizan trabajos en altura con riesgo de caída superior a los 2 metros.

Las líneas de vida verticales propuestas por Cables y Eslingas permiten una circulación segura sobre las estructuras mediante un guiado permanente del cable que no requiere desconectarse en ningún caso ni aun cuando existan cambios de plano, de dirección, inclinación o giros durante los ascensos y descensos.

Los componentes de las líneas de vida son altamente resistentes a la intemperie, la corrosión y diseñados en Acero Inoxidable. Se destacan principalmente:

  • El conjunto de fijaciones adaptadas para instalar cada línea de vida.
  • Pieza de realce de la línea de vida. Es una extensión de la línea de vida que permite el desembarco del trabajador en las cubiertas.
  • Pieza elevada de las líneas de vida con sistema de absorción de energía que asegura y reduce el impacto en una eventual caída,
  • La pieza inferior engarzada con máquina hidráulica, incorpora un tensor para la adecuada regulación de la tensión de la línea de vida.
  • El carro especial (no requiere de absorbedor textil) asegura el bloqueo anticaídas unidireccional o bidireccional.

En todo momento se recomienda seguir el manual del fabricante para el correcto de uso de las líneas de vida. Igualmente se deberá seguir las indicaciones de mantenimiento y revisión de las piezas y componentes de los sistemas que conforman este tipo de líneas de vida.